La rectificadora ahorra si el cliente parte