De palanquillas a máquina de refuerzo