La escoria de las obras